Blog de Tecnología y Gadgets

Innovación disruptiva, el arte de sorprender…

Crédito de la imagen: Pexels.com (libre de derechos)

Resulta muy divertido recordar el lanzamiento de la primera versión del iPhone en Junio de 2007. Era el primer teléfono de la categoría de smartphones, aún y cuando el primer iPhone era cuadrado y muy pesado, en aquel entonces teníamos la sensación de que era lo más moderno y sofisticado en tecnología, y ni podíamos sospechar lo que nos íbamos a encontrar en el futuro. Solamente lo imaginábamos gracias a la ciencia ficción, que no deja de recordarnos que todavía pueden salir nuevos inventos que probablemente hoy pensamos que no será posible que existan en un futuro.

Ahora cuando vemos fotografías de hace algunos años tenemos la sensación de que todo es como de la época prehistórica, pero lo curioso es que en el pasado no nos dábamos cuenta, porque siempre tenemos la sensación de que ya está todo inventado y hemos llegado al nivel máximo de progreso tecnológico. En seguida que pasa algo de tiempo, volvemos a darnos cuenta de que la innovación no tiene límites y que la tecnología no deja de asombrarnos. En pocos años nos sucederá lo mismo, y los v más modernos nos parecerán ridículamente anticuados. Esto ha sucedido desde que se inventó la rueda, y es gracias a la innovación disruptiva, la capacidad que tienen algunas personas de generar ideas diferentes, rompedoras y fuera de lo esperado. 

Clayton Christensen es famoso por haber desarrollado este concepto de disrupción, que dio a conocer a través del bestseller “El dilema del innovador”, un libro que fue escrito hace más de quince años y sigue siendo de plena actualidad. La clave, según la teoría de este profesor de Harvard, no está en innovar, sino en cómo se hace. Cualquiera puede tener una buena idea en un garaje, pero no todas se hacen famosas ni generan millones de dólares. ¿Qué tienen de diferente las ideas disruptivas? El ejemplo de Spotify es muy claro. La industria de las discográficas movía mucho dinero hace pocos años, y parecía que era imposible competir con las grandes marcas. Sin embargo, cuando la mayoría de la gente comenzó a descargar toda su música por Internet, las ventas de discos cayeron más del 50% en menos de cinco años. En esta situación nació en Suecia Spotify, hace ya quince años, y aunque estuvieron varios años sin obtener beneficios, hoy en día el mercado de la música ha dado un giro completo y esta empresa factura millones de dólares cada año.

Este vídeo realizado por la Harvard Business Review explica este concepto de una manera simple. La innovación disruptiva se opone a la innovación evolutiva, que es la que se basa en un avance normal de la tecnología, un avance totalmente previsible y progresivo. Mientras hay muchas personas y empresas tratando de repartirse el pastel de un mercado establecido, aparece alguien que tiene una idea visionaria y rompedora, se introduce de pronto en un mercado pequeño y, antes de que los gigantes de la industria se den cuenta, ha dado un gran golpe que en muchas ocasiones son la verdadera causa de la caída de los gigantes de la industria.

Hace falta una mentalidad creativa, que abra paso a ideas originales, enfoques sorprendentes e inventos inesperados. Estos ingredientes han dado como resultado el éxito de grandes empresas actuales, como Uber, Starbucks o Spotify, entre otras muchas más. ¿Qué sería de nuestra vida sin la innovación disruptiva? Nos habríamos perdido la oportunidad de beber un buen Frapuccino, de escuchar toda la música de Spotify desde el móvil, o de solicitar un servicio de Uber desde nuestro Smartphone. Ojalá que cada vez más emprendedores se atrevan a innovar disruptivamente, al final somos nosotros los consumidores quienes se benefician de tan grandiosas ideas.

Deja un comentario

← Artículo siguiente Artículo previo →